Si crees conocerme...

Si crees conocerme te invito a que pienses ¿cuál es mi verdadero yo? Tal vez la respuesta se te volvió complicada en el primer instante en que le leíste la pregunta. La verdad, mi verdadero yo es solamente mío.

Tú solo ves el exterior, lo que quiero mostrar o lo que tú quieres interpretar a tu manera. Pero no todo lo que dedujiste de mí fue gracias a ti, es porque yo mostré una parte de mí que querías que conocieras, tal vez, era solo una parte, una mínima parte, que crees que define lo que realmente soy. Lo que no sabes es que lo que te muestro a ti, no es lo mismo para el resto del mundo.
No quiero ocultar mi personalidad, pero tampoco quiero representar algo que no soy. No quiero que me controlen y que tenga que hacer lo que los demás quieran. No quiero seguir fingiendo sonrisas que no son naturales.
No quiero ocultar celos que son producto de lo que hubo entre nosotros. No quiero permanecer callada en la oscuridad, solo para dar paso a otras palabras que creen ser las dueñas de la razón y decisión. Una decisión que es solo mía.
Este dolor que siento es seguramente una ilusión. Una ilusión de la cual desperté hoy. Gracias a ti me di cuenta que todos ocultamos caras que no queremos que nadie conozca. Sin embargo, conocí la tuya fingiendo solo una pequeña parte de mi personalidad. Tu respuesta fue asombrosa. 
No creas que finjo, soy una persona totalmente transparente, mi argumento es que mi verdadero yo es solamente mío y de nadie más.
Si ocultas una parte de tí, las personas tienden a mostrarse como son realmente, es una defensa que hasta ahora ha resultado.
No me juzgues porque crees lo que ves. Falta sentir, comprender, entender, conocer la verdad, falta saber lo que realmente es vivir en mi lugar.
¿Conoces mi verdad? La respuesta, claramente, es no. Todos llevamos una verdad que queremos mantener en nuestro interior. 
No creas ciegamente en lo que ves, tampoco en las palabras, porque éstas últimas son las más traicioneras.
Solo los hechos van demostrando un pequeña parte de mí. ¿Y si no hice lo que esperabas? Tal vez te faltó leer entre líneas. No te diste el tiempo de descubrir lo que realmente escondía mi corazón.
No juzgues, ni saques conclusiones, porque mi verdadero yo es solamente mío. ¿Elegiste bien tus palabras, antes de reprochar algo? La respuesta es fácil. Si hoy no estás conmigo, es porque no.
No te juzgo ni pienso hacerlo, porque tu verdadero yo, ya no es solamente tuyo. Yo lo ví, lo conozco, porque caíste en un juego absurdo, donde al creer conocerme, bajaste tus defensas y me mostraste tu verdadera cara.

Te invito a que te Suscribas a mi canal de Youtube, dónde encontrarás varios temas que pueden ser de tu interés y no te olvides seguirme en mi blo para que recibas todas las notificaciones de mis entradas. Muchas gracias y SONRÍE.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Adbox

@ashtidulce