Amor no correspondido. Un dolor que nace sin que lo queramos.


Es irónico que el amor nos puede causar daño, mejor dicho no es al amor, es la persona a quien nuestro corazón eligió.

Sé que somos amigos, sé que tu mirada no se cruza con la mía con ese relámpago destellante que especifica que somos el uno para el otro.

Trato de ocultar, fingir, enterrar esto que está naciendo en mí, sin embargo me sonríes y mundo se cae en mil pedazos que no pueden ser reparados.

Quiero congelar ese instante junto a ti, pero comprendo que debo dejarlo ir. Dime ¿Por qué duele tanto? ¿Cómo regreso el tiempo antes de conocernos?

Sonríes con tu mirada frente a mí, respondes amablemente, de vez en cuando me ignoras, me confundes con tus palabras de aliento, de compañía, de fidelidad, de ternura, no obstante al mismo tiempo el dolor crece, como un virus que recorre cada célula de mi cuerpo que no tiene cura. En realidad una, Tú.

Amar y no ser correspondido, es un dolor intenso, es un dolor incurable, es un dolor que no me deja de vivir. ¿No lo sabes verdad? Creo que indirectamente estás consciente de lo que estás causando, pero no sabes cómo pararlo.

Fuiste claro, “no puedo corresponder tus sentimientos en estos momentos”. Entonces me dije a mí misma ¿cómo detengo esto que siento adentro? “Está bien, olvida lo dije, no te preocupes se me pasará” (mentira).

Es incoherente que te extrañe tanto si estoy junto a ti, es un raro sentimiento. No es fácil dejar de amar, pero es aún más difícil ocultar el amor.

Pienso de una u otra manera de alcanzar tu alma y atarla junta a la mía. Caminar el mismo camino juntos, vivir los mismos sentimientos, explorar nuevas sensaciones, compartir nuevas aventuras, apoyarnos mutuamente, realizar nuestros sueños. Aunque esto solo ocurre en mi mente, cuando estoy en medio de la oscuridad con lágrimas cubriendo mi rostro.

Quiero un último primer beso, pero al mismo tiempo quiero ser correspondida por tu amor. Me quedaré un tiempo más a tu lado, solo te recuerdo que todo en este mundo tiene fecha de vencimiento, incluso el amor, cuando no se cuida, no se comprende, cuando no es correspondido, cuando se cansa de esperar, cuando se siente dañado, cuando no hay esperanzas, cuando nos damos cuenta que tal vez estamos en el camino incorrecto.

Tal vez hoy me desprecies y mañana estarás arrepentido de no haber intentado una travesía junto a mí, no sé si segura, pero sí basada en al amor y la confianza. No sé si eterna, pero los minutos juntos serán nuestra eternidad. No sé si perfecta, pero con una magia que no te darán ganas de rendirte nunca mientras esté junto a mí.

Si tienes miedo, tal vez te estás negando la oportunidad de volver ser feliz. Si tienes miedo, se empático y piensa que mi miedo es cada momento que estoy junto a ti porque no sé como terminará todo. Si tienes miedo, te invito a tomar mi mano y no soltarla jamás. Enfrentar esos obstáculos que no pudiste con alguien más. A mirarnos los ojos y dejarnos llevar por el baile de la noche. A besarnos como si no hubiera mañana, para terminar con un cálido beso en la frente. 

A larga, mi dolor no desaparecerá se convertirá en madurez. Así que abre tus ojos y corazón al mismo tiempo porque hoy puedo estar junto a ti, pero mañana junto alguien más. Y te darás cuenta que ese alguien pudo ser tú.

Hola, espero que te haya gustado mi nueva entrada de pensamientos de amor y reflexión. Si es así no te olvides seguirme y te invito también a que te Suscribas a mi canal de Youtube

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Adbox

@ashtidulce