¿Cómo regreso a lo que era antes?

Todo este tiempo he estado perdida, camino sin saber dónde dirigir mis pasos. No sé cómo regresar a lo que era antes de que mi vida empezara a tornarse de un color tan sombrío que no puedo ver más allá.

Realmente no sé cuál es la solución para avanzar tal vez ¿el tiempo? No obstante, entre más avanza el tiempo, siento que mi vacío sigue creciendo y trato de consolarlo con caricias falsas. Entonces en ese instante me doy cuenta que vuelvo a comer un error tras otro error.

Cómo regreso a lo que era antes, antes de perder esa sonrisa dulce y sincera. Antes de que mi personalidad se volviera tan fría, pero al mismo tiempo caigo en cariños transparentes que al fin y al cabo no son nada.

Mis palabras no brillan como antes, son solo líneas robóticas que repiten lo mismo una y otra vez para no dañar a nadie, sin embargo me daño a misma.

Cómo regreso a lo que era antes de darme por vencida a mitad del camino. No encuentro luz en tanta oscuridad. A veces, muy de vez en cuando, me tropiezo con luciérnagas que apagan su brillo y me dejan otra vez pérdida. Culpándome por seguirlas y creer que en ellas podía encontrar un poco de lo que perdí. Luz.

Cómo regreso a ese lugar de felicidad, dónde mi armadura no estaba oxidada como ahora, por más que trato de no ser herida, me traspasan el corazón una y otra vez. El cielo pesa mucho sobre mí. Y las estrellas ahora parecen espinas que duelen.

Si sigo avanzando de esta manera, creo que no llegaré de pie. Si me quedo quieta, empiezo a perder toda esperanza, si me vuelvo a encontrar con luciérnagas en el camino salgo dañada nuevamente. Si retrocedo, el pasado me envuelve con la mayor crueldad, entonces ¿qué hago?

Regresar a lo que era antes, ya no sé puede, tal vez mejorar lo que soy ahora es la mejor opción, mas el miedo que me amarra con fuerza a este mundo terrenal me impide avanzar. Si solo doy un paso afuera salgo más dañada. 

He tratado de avanzar fuera de mis ataduras atraída por la luz de las luciérnagas, pero salgo dañada una y otra vez. Así que prefiero ser una esclava del miedo y de la soledad. Una manera simple de protegerse de todo. Pero…¿Y si recupero un mitad de lo que era antes y forjo una nueva Yo? El tiempo no lo dirá, los resultados Sí.

Recuerda que puedes Suscribirte en mi canal de Youtube y pudes seguirme en mi blog si te gustó mi nuevo pensamiento. Muchas gracias por darme un poquito de tu tiempo y leer mis entradas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Adbox

@ashtidulce