El efecto de las palabras sobre nosotros


Hoy estuve pensando, como siempre en algo que creo que tiene mucho sentido en nuestra vida y que queramos o no pueden provocarnos daños de tal magnitud hasta desgarrarnos el alma metafóricamente.

Estoy hablando del efecto que tienen las palabras sobre nosotros. ¿Se han puesto a pensar cuántas veces han derramado lágrimas por algo que alguien les dijo? o ¿Cuántas veces se han arrepentido por haber utilizado una palabra en vez de otra? Expresar lo que sentimos realmente puede ser un huracán de palabras, nos pueden devastar o podemos arrasar con los sentimientos de alguien.

Existen toda clases de palabras, las que nos destrozan por dentro de forma silenciosa, esas que nunca olvidamos que nos van carcomiendo lentamente. Esas que se nos quedan en el alma y las llevamos hasta la muerte. Esas que en día nublados vuelven con más fuerza, para recordarnos ese día que alguien nos dijo esa palabra, esa intensa palabra que hasta el día de hoy la recordamos con lágrimas en los ojos y que se quedó para no marcharse más.

Existen otras que nos brindan una felicidad como si de un nuevo sentimiento se tratara, ese momento es el que paras eternamente en tu memoria, esa palabra que te hizo reír de oreja a oreja, esa palabra que viene en momentos de soledad, desesperación, angustia, entre otros sentimientos que nos hacen decaer, sin embargo esa palabra que fue tu felicidad, vuelve a tu mente para recordarte ese instante en que detuviste el reloj de tu alma, para disfrutar ese instante con todo su esplendor. Esta palabra es la mejor de todos ¿o no? Al ir a dormir, la recuerdas y una leve sonrisa aparece en tus labios, tal vez te sonrojas sin darte cuenta. Esa palabra la vuelves a repetir una y otra vez como si fuera tu canción favorita. Estas palabras son las que más deberíamos valorar porque nos entregan felicidad.

Otras palabras vienen de un viento lejano que nos alivian el dolor que ha permanecido en nuestro corazón, que se quedan a nuestro lado en invierno para acabar con él y dar paso a la primavera eterna. Estas palabras son las que necesitamos día tras día para alimentarnos de energía. Palabras de alivio, que sanan el alma, que ayudan a cicatrizar alguna herida que quedó en algún lugar de nuestro corazón. Estas son las bendiciones por Dios porque son las llegan en los mejores momentos, tal vez de personas que ni siquiera esperamos. Palabras que anuncian que lo mejor de tu vida está por venir.

Podría seguir explicando un sin fin de palabras que existen en esta vida, pero nos quedó claro que tal solo una palabra tiene un efecto incomparable sobre nosotros, y aunque muchas veces queramos o no, nos afectan para bien o para mal, sin embargo debemos darnos cuenta de algo muy importante, nosotros permitimos en que medida nos hieren, mejor dicho qué tan prolongado es el dolor y la importancia que le damos a esa palabra.

Si alguien te dijo algo que te duele, está bien, llora, llora todo lo que tengas que llorar, porque duele, de eso no cabe duda, pero quiero que entiendas, tú, solo tú decides hasta cuándo dolerá esa palabra. Esa persona te la dijo una sola vez, ahora la persona que se la está diciendo constantemente eres tú.

Deja ir esa palabra que está en tí, piensa que te estás haciendo daño, las palabras tratalas como eso, palabras, empieza a darle más importancia a los hechos, a lo que puedes presenciar, a lo que puedes ver, a lo que alguien está haciendo por ti en este momento. Recuerda que esa palabra tal vez fue solo un error del momento, un malentendido, una frase no expresada de la mejor manera. Esas frases solo salen de la ira, del egoísmo, de la frustración, de todos esos sentimientos tóxicos.

Te invito a que te quedes con la palabra que vino directamente del corazón, del alma, donde reposan todos esos buenos sentimientos que sacan lo mejor de nosotros. No te lástimes más, deja ir esa palabra junto con el viento para que la lleve lo más lejo de tu corazón hoy.

Muchas gracias por dedicarme un poquito de tu tiempo en leer mis pensamientos, ten un hermoso día. Y te invito a que me sigas en mi blog y también puedes Suscribirte en mi canal de Youtube

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Adbox

@ashtidulce