No le pregunté el motivo de su Adiós


No le pregunté el motivo de su Adiós

No le pregunté el motivo de su adiós, nuestras banalidades quedaron en un lugar remoto de nuestras mentes que regresarían de vez en cuando para recordarnos que una vez fuimos todo y hoy nada.

Tarde o temprano, quizás en un atardecer, el crucigrama podrá ser descifrado, a veces las despedidas son los misterios más grandes de la vida.

Existen heridas que no se pueden ignorar que quedarán marcadas en un determinado momento.

Ashti Dulce

Comos siempre muchas gracias por leer mis pensamientos, recuerda que también me puedes seguir en mi Tumblr donde todos los días encontrarás esté tipo de redacción. Muchas gracias nuevamente y te dejo mi Canal de Youtube por si quieres Suscribirte. Un abrazo enorme.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Adbox

@ashtidulce